Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!


Que pasaría si le digo que yo no soy surfista, y aún así considero esta playa como uno de mis lugares favoritos en Costa Rica.

La piedra gigante impresiona. Es una roca que se mira lejos pero que parece cerca. Y se mezcla con las magníficas olas que se convierten en túneles. La piedra y las olas son justamente los atestados más conocidos de playa Naranjo, apodada como ‘Roca Bruja’ o ‘Peña Bruja’, en el Parque Nacional Santa Rosa.

Pero… que pasaría si le digo que yo no soy surfista, y aún así considero esta playa como uno de mis lugares favoritos en Costa Rica. Puede que le parezca extraño, pero los constantes cierres, a causa del mal estado del camino, a veces le hacen bien a esta playa. La transforman en un sitio ‘desconocido’, casi como una galaxia que solo algunos pocos tienen el privilegio de conocer.

En playa Roca Bruja, en el Parque Nacional Santa Rosa. GOPlaya.cr

Me adentré en Roca Bruja sin saber que ofrecía algo más que surf. Imagine mi cara de sorpresa, cuando el carro 4×4 empieza a caminar por las piedras sueltas y se topa con un venado.

Así de frente, cruzando la calle como si hubiera un semáforo en rojo. Y de pronto aparece otro, y otro y otro más con su cría. Si no se llamara Roca Bruja podría llamarse playa Venado.

Al llegar, un amable guardaparques me empieza a explicar todo lo que se puede hacer aquí. Resulta que, en ciertas temporadas del año, los turistas acampan para disfrutar del espectáculo de la luminiscencia. La playa se alumbra de noche a causa del fitoplancton.

Imagínese caminar por la playa de noche, sin la necesidad de utilizar un foco, solamente iluminados por el propio entorno natural.

Playa Naranjo, conocida como Roca Bruja o Peña Bruja. GOPlaya.cr

Sí esto no le sorprende, tal vez sí lo hagan las enormes tortugas baula que llegan a desovar aquí por las noches. Algunas parecen un ‘bocho’ por su tamaño. Gigantes y a paso lento caminan por la playa, ante la mirada curiosa de los turistas que disfrutan del espectáculo.

Este animal, en peligro de extinción, llega a Roca Bruja cada cierto tiempo, junto a otras especies, como la tortuga lora (yo no la menosprecio, todavía me asombro cuando veo una).

Después de hablar con el guardaparques, hay que caminar por un sendero de casi 1 km para llegar a la playa. Es un trayecto rodeado por árboles secos, decenas (para no decir cientos) de garrobos que se plantan sobre los palos caídos y los venados; sí, de nuevo, ahí están.

La esencia de Roca Bruja. GOPlaya.cr

El trayecto se hace corto. Y luego, está la playa. Enorme, con su roca gigante y árboles que dan sombra en la orilla. Es que realmente deslumbra.

Es un spot que entremezcla arena gris, pero el tono es distinto al de cualquier otra playa. Me atrevo a decir que es una belleza distinta, salvaje.

De pronto, parece todo muy pequeño, como si fuéramos hormigas, con el paisaje montañoso que cubre en ambos costados, la arena que parece infinita (no pude caminar la playa completa) y las olas que revientan mar adentro.

Venados en el camino a ruta a playa Naranjo. GOPlaya.cr

Hace poco se anunció que el camino a playa Naranjo está nuevamente abierto. Anímese a explorar, descubrir y enamorarse de este spot mágico.

Vale la pena.

Hermoso atardecer en playa Naranjo, Roca Bruja, captado por Ignacio Vásquez. Esta foto participa en el concurso de fotografía de GOPlaya.

Otros artículos que lo invitamos a leer:

Cinco tesoros escondidos en el Puerto

Peñón de Guacalillo, el destino de los atardeceres intensos y las rocas milenarias

Fotógrafa marina le recomienda cinco destinos de playa para ‘snorkelear’ en Costa Rica

Las 4 razones por las que no debe dejar ni una chapa de cerveza en la playa