Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!


Es un destino abrazado por dos playas maravillosas a las que solo se puede llegar por un sendero repleto de árboles.

El viaje ‘pintaba’ distinto. Había algo diferente en aquel entorno guanacasteco que se mira de lejos; desde una pequeña loma aprecio un pueblo que entrelaza  la playa, la naturaleza, las islas, los senderos y las casas, en una sinergia especial.

Es un pueblo de playa en ciernes, a poco más de una hora de El Coco, por una carretera bien asfaltada. Un destino abrazado por dos playas maravillosas a las que solo se puede llegar por un sendero repleto de árboles: Danta y Dantita.

Las Catalinas, Guanacaste. Fotografía: GOPlaya.cr

A este nuevo destino lo adoptaron como ‘Las Catalinas’. Un sitio que ofrece una conexión personal entre la vida natural, las costas hermosas y calmas, el ejercicio al aire libre y la salud como eje de una experiencia para siempre.

Lo bonito de todo es que se creó un concepto integral, compuesto por casas, tiendas, alquiler de kayak, tours y servicios distribuidos por toda la comunidad.

Las Catalinas está rodeado por más de 1.000 acres de colinas y valles cubiertos por bosque tropical seco.

Puede pasar por el centro del pueblo y luego desviarse a mano izquierda para llegar a las playas, pero también tiene la opción de girar y subir por una calle empinada. (Puede caminar o llevar el 4×4).

Alquile su auto a través de GOPlaya y reciba una asesoría de viaje gratis.

Sí se decide por la segunda opción, se encontrará con una montaña llena de senderos. En el camino hay rótulos que le explican las rutas y la distancia. Todos están diseñados para caminar o hacer ciclismo de montaña.

Cada uno de estos senderos termina en algún sitio diferente; puede ser un mirador o una playa. La coordinación es absoluta para que exista una sinergia  entre cada atractivo de la región.

Si no quiere sudar de más y prefiere disfrutar de los miradores, no se preocupe. Cuando empiece a subir, se topará con un hermoso mirador panorámico desde donde se aprecian las islas Pitahaya y las islas Catalinas.

Recuerdo que estaba ‘recansado’ de caminar cuando me senté en la silla de madera, es como un ‘trono’ que colocaron en la punta del mirador.

Ese día cumplía años y ver aquel cielo naranja con el mar infinito y las islas de fondo fue increíble. Un atardecer emocionante, uno de los mejores momentos de mi vida. Un recuerdo que me eriza la piel.

Ya antes de visitar el mirador y los senderos había conocido las dos playas, Danta y Dantita. Hay un parqueo disponible en el que se puede dejar el vehículo antes de empezar a caminar.

El trayecto hacia Danta no es muy largo, es un sendero rodeado de árboles, en el que cruzará un bonito puente de madera antes de disfrutar de la playa.

Galería de fotos, dirección de Google Maps y Waze de playa Danta aquí.

Sí prefiere ir a Dantita vaya con tiempo. Le espera, al menos, una hora de caminata. Es un sendero con escalones, abrazado por la vegetación. Bellísimo.

El mar es cristalino y el oleaje apenas perceptible. No faltan los árboles que dan sombra en la orilla. El paisaje también es hermoso.

Aquí se puede nadar, practicar stand up paddle o tomar un kayak y trasladarse hasta las islas Pitahaya, que están muy cerca de la costa.

De a pocos, el pueblo empieza a tomar forma, pero sin perder su esencia de ofrecer un estilo de vida ecológicamente sostenible y saludable, con espacios para hacer ejercicio y respirar la belleza natural.

Se han construido algunas edificaciones que pretenden ampliar la oferta. Ya hay un restaurante, casas de alquiler, servicio de tours y alquiler de kayaks.

Sí lo que desea es seguir descubriendo la zona, puede pagar un tour que lo lleve a las islas Catalinas, sitio de buceo y snorkeling.

Alrededor de estas islas se puede apreciar el espectáculo de las «mantarrayas voladoras». En algunos meses del año, se observan cientas de estas especies que saltan casi de forma coordinada, abandonando su hábitat natural para mostrarse ante los ojos de los turistas. Es increíble.

Aquí, el buceo es mágico; hay tiburones toro, caballitos de mar, peces de colores, mantarrayas y un entorno extraordinario.

Otros destinos de playa que valen la pena: 

Las cuevas de Bajamar, el secreto mejor guardado de Puntarenas

Peñón de Guacalillo, el destino de los atardeceres intensos y las playas milenarias

Fotógrafa marina le recomienda cinco destinos de película para snorkelear en Costa Rica

El sendero de tres horas que me lleva a una playa virgen

¿Sabía que en GOPlaya puede elegir entre más de 200 spots? Utilice nuestro buscador de playas: