Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!


Esa punta alargada que se ve en los mapas esconde paisajes desconocidos, playas remotas pero imponentes a las que se puede llegar en auto, en bote y a veces en kayak.

El tour de playas empezó con una madrugada de valientes. A las 3:30 a.m. salí rumbo a la provincia de Puntarenas para tomar el ferri de las cinco de la mañana. Mala noticia, ya está lleno. El pequeño cambio de planes me llevó a darle la vuelta a la Península de Nicoya en un viaje de seis horas que disfruté como pocos en mi vida.

La Península de Nicoya pertenece a Puntarenas, pero todavía es un destino muy virgen en Costa Rica. La mayoría de viajeros cruzan en ferri desde el centro de la provincia para llegar más rápido a los destinos más conocidos de la zona: los pueblos de playa de Santa Teresa y Montezuma.

Sin embargo, GOPlaya decidió visitar otros spots que pocos conocen para mostrarle la otra cara de la zona. Al final, darle la vuelta a la Península en auto en lugar de tomar el ferri terminó por ser una buena decisión. Duramos más en movilizarnos, pero pudimos disfrutar de paisajes increíbles y conocer spots únicos para pasar el día.

A veces sucede que los ‘rides’ más planeados terminan en eventos inusuales y en sorpresas que luego sirven para la reflexión. La típica conclusión es: ¿cómo es que soy tico, y tarde 29 años en explorar los destinos escondidos de la Península de Nicoya?

Síganos en Instagram como @GOPlaya

Digo, tampoco perdí mi tiempo. Conozco bien Santa Teresa y todos sus spots escondidos; también Montezuma y lo típico.. playas muy conocidas en la zona como Tambor y Pochote.

Esa punta alargada que se ve en los mapas es la Península de Nicoya y esconde paisajes desconocidos, playas remotas pero imponentes a las que se puede llegar en auto, en bote y a veces habrá que subirse al kayak.

Playa Quesera: Todo este paseo surgió por el anhelo de visitar una playa en especial. Ya había escuchado de Quesera en el pasado porque alberga un tour tan fascinante como peculiar: el de bioluminiscencia.

Me habían contado que de noche se iluminaba la playa; que al lanzarse al mar y mover los brazos se activaba el plancton, lo que permitía apreciar pequeñas luces debajo del agua. Es cierto, es increíble y lo recomiendo.

Playa Quesera en la Península de Nicoya. GOPlaya.cr

Pero iría a Quesera una y mil veces sin importar que no existiese el fenómeno. Es un destino encantador, que responde a todo aquello a lo que aspira un playero: arena blanca, un mar cristalino y turquesa como de película.

Las palmeras abrazan la costa y a un costado hay un mirador desde el que se aprecian todas las Islas Tortuga. Puede llegar en lancha, pero sí prefiere complementar su aventura con un entorno salvaje le recomiendo que camine el sendero que lleva hasta la playa, hay vida silvestre (mapaches, venados..etc)

Quesera pertenece al Refugio de Vida Silvestre Curú. Es decir, tendrá que pagar la entrada al área protegida privada para acceder y luego disfrutar de la playa. Posteriormente, deberá pagar un tour en bote que lo llevará a Quesera, en un trayecto que tarda alrededor de 10 minutos.

Playa Posa Colorada:  Antes de tomar el bote ya había hablado con don Luis, co-propietario del Refugio de Vida Silvestre Curú. Le comenté sobre un pequeño spot escondido que me encontré en un libro viejo, de los que mi papá guarda en la casa. Solo sabía su nombre: Posa Colorada.

La verdad ni se veía a lo lejos porque es diminuta, pero quedaba justo a la par de Quesera y tenía ganas de visitarla.

Tampoco existía mayor referencia en internet. Antes, había un acceso por tierra a Posa Colorada, pero luego se cerró a causa de las lluvias y los fenómenos naturales que empezaron a tapar el sendero con demasiada frecuencia.

Playa Posa Colorada en la Península de Nicoya. GOPlaya.cr

Le pedí a don Luis que me llevara a conocerla en su lancha y accedió, no sin antes explicarme que el camino habitual para visitar esta playa es en kayak, en un trayecto de casi 15 minutos. (Casi no hay olas, así que tranquilidad).

Al igual que Quesera, Posa Colorada también pertenece al Refugio de Vida Silvestre Curú.

Desde lejos se observa un turquesa intenso digno de las mejores playas del mundo. No puede irse de aquí sin lanzarse al agua y consumirse con su snorkeling. Vale la pena.

Playa Muertos: Por cosas del destino, hubo un momento en que nos quedó un espacio de algunas horas antes de tomar la lancha que nos llevaría a Quesera. Un buen amigo, Felipe, me habló alguna vez sobre un spot escondido llamado  playa Muertos, y la verdad me entró la curiosidad.

Ya conocía la zona, pero no ese spot. Pasé como tres veces por ahí y nunca la vi. O estaba ciego o la playa no existía.

Después de mucho rato apareció Muertos, pero no fue fácil encontrarla.

Primero me tocó llegar a playa Pochote, un spot cercano y popular, para ver si alguien me podía guiar. Una señora que alquila kayaks me explicó que había distintas maneras de conocer este destino al que habitualmente se asoman yates de tour operadores.

La opción uno es la más lógica, en bote. La segunda alternativa también era viable, pues solo había que cruzar en kayak por el estero que rodea playa Pochote durante 20 minutos.

De elegir esta opción, tenía que esperar a que subiera la marea para poder pasar.

La tercera alternativa es la más complicada, y más cuando se carga un drone y un salveque con una computadora adentro. Pero bueno, todo bien.

Le di la vuelta al manglar de Pochote en carro, en una andadura de 15 minutos. Se conduce hasta pegar con cerca y después toca hacer una caminata. Cuando la marea está baja, se aprecian miles de piedras que conforman el trayecto.

Playa Muertos en la Península de Nicoya. GOPlaya.cr

Sí la marea sube, no podrá pasar. Yo topé con suerte y empecé a saltar piedra por piedra, con cuidado de no caerme ni resbalarme, hasta apreciar la playa.

Es un spot bellísimo, rodeado de altas palmeras y una playa limpia y tranquila, con un oleaje apenas perceptible.

Hay un bosque galería en la orilla que suelta pequeñas hojas que caen sobre la arena y un mar cristalino, de esos perfectos para nadar un rato.

Órganos:  Al día siguiente, había que apurar el paso. Nos quedaban playas por visitar y el ferri amenazaba con escaparse de nuevo. Así que salí tempranito rumbo a una playa muy diferente a Quesera y Posa Colorada.

Es realmente diferente.

Pero tanto usted como yo sabemos muy bien que la belleza es relativa y dos destinos pueden ser muy distintos, pero igual de hermosos.

Así fue como llegué a playa Órganos, después de recorrer una calle de lastre y superar algunos tramos muy dañados del camino (nada del otro mundo).

Es un spot inmenso. Las personas acampan cerca de la costa y disfrutan del día para caminar y jugar.

Playa Órganos en la Península de Nicoya. GOPlaya.cr

Las personas caminan y caminan y les cuesta regresar, quizás porque la playa parece infinita, y más cuando la ola revienta sobre los pies y salpica el agua salada sobre el rostro.

Es esa sensación de estar ahí, sin sentir necesidad de ir a ningún otro lado. Es como que esta playa de arena gris y oleaje moderado, acoge de inmediato.

Fue la última playa que visitamos ese fin de semana. Regresamos a la Península de Nicoya para ‘mapear’ la zona completa y recomendarle más spots vírgenes e increíbles. Puede encontrarlos en el eBook de Playas Vírgenes.

Preguntas y respuestas para su viaje: 

¿Cómo hago para llegar a cada playa sin perderme?

Muy sencillo. GOPlaya le brinda la dirección de cada playa en Google Maps y Waze para que llegue directamente al spot que desee. Puede encontrar el mapa, la ubicación y el paso a paso para visitar cada destino en el eBook de Playas Vírgenes de Costa Rica. Esto es solo una pincelada de los spots de ensueño que encontrará en el eBook.

¿Necesito una lancha para llegar a Quesera?

Es una opción. Al llegar al Refugio de Vida Silvestre Curú, le ofrecerán un tour en  lancha para llegar a la playa. El trayecto dura entre 10 y 15 minutos. Los tours cuestan entre $15 y $35 por persona, según el paquete.

Puede pagar para conocer la playa, pero también por un recorrido que lo llevará a hacer snorkeling a las Islas Tortuga. También se ofrece el servicio de alquiler de kayak.

Tardará alrededor de media hora en llegar a Quesera y 15 minutos para estar en Posa Colorada. También puede ir a Quesera a pie, por medio de un sendero, son alrededor de dos horas de caminata.

José Pablo Alfaro

José Pablo Alfaro

Periodista por convicción. Co-fundador de GOPlaya.cr. Premio internacional 'Pasaporte Abierto' en la categoría innovación.