Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!


Si su plan playero es llevar lo que se va a comer, les dejo aquí cinco opciones para que piense cuál se ajusta más a su idea de un día campero en que preparará lo que se comerá

Un paseo ideal a la playa incluye una hielera, un mantel, sillas y una pequeña alacena para preparar y cocinar lo que comeremos ese día.

Si su plan playero es llevar lo que se va a comer, les dejo aquí cinco opciones para que piense cuál se ajusta más a su idea de un día campero en que preparará lo que se comerá.

Lea también: La ruta del ceviche: Los cinco imperdibles de Jacó

Las cinco ideas parten de la sencillez, la comodidad y de la responsabilidad: tratar de acarrear el menor plástico posible y de tener siempre presente que se debe ser cuidadoso con el fuego y los desechos.

Invertir un par de horas en alistar todo para su comida del día siguiente le dará mucha libertad y facilidad una vez se instale en la playa. El chef José Gatgens le muestra un menú único, para que coma en la playa como un ‘foodie’.

Parrillada playera. Esta parrilla portátil a gas de la prestigiosa marca Weber es una opción destacable para preparar un menú en la playa. Su practicidad se eleva porque utiliza cilindros de gas de una libra, o bien, puede comprarse el adaptador para cilindro de 20 libras.

Parrillada playera con una Weber. Fotografía: José Gatgens.

Para hacer más fácil la parrillada en la playa, lo mejor es llevar los productos listos para cocinarse.

Además, por ser una parrilla portátil, es recomendable no cocinar piezas grandes, sino trozos pequeños.

Menú playero a la parrilla:

-Tomates con romero y aceite de oliva (un tomate alcanza para dos personas): Lleve los tomates partidos y el romero en rama. La sal y el aceite de oliva lo agrega en el momento. Cocine a fuego medio hasta que su piel se arruge y empiece a caramelizar.

Parrillada playera. Fotografía: José Gatgens.

-Piña: ya sea como aperitivo o postre, la piña en la playa es siempre refrescante. Lleve la piña en lonjas, solo de colocar en la parrilla. Cocine a fuego medio por unos 3 minutos por lado. El fuego realzará los azúcares y dejará apetitosas marcas de la parrilla.

-Lomo ancho con tortilla: pida en su carnicería de confianza que le vendan los bistecs que necesite con buen punto de maduración. El día antes de su viaje a la playa, colóquelos ya salados (con sal gruesa parrillera) en una bolsa plástica y asegúrese de que van a estar fríos en la hielera hasta una hora antes de cocinarse.

-Pinchos de frutas: El día anterior a su viaje aliste fruta y verdura en pinchos; servirán de aperitivo y podrá hasta comerlos caminando por la playa. Intercale uvas de colores, triángulos de manzana, piña y sandía en el palito. Aliste suficientes y manténgalos frescos, serán su compañía segura todo el día.

-Sánguches de queso mozarela y albahaca: El secreto de esta preparación es comprar pan de buena calidad, ojalá tipo chapata, que mantenga bien la textura, eso sí, lo más fresco posible; además de llevar los ingredientes por separado, pero rebanados.  Así solo será de armar su sánguche en la playa y disfrutar en cuestión de segundos.

La mozarela es amiga íntima de la albahaca y del aceite de oliva, la sal y la pimienta. Llevar unos frasquitos con estos productos, que ojalá tengan un cierre bien hermético y dentro de una bolsa plástica elevarán su sánguche a niveles de envidia.

-Ensalada fría de pasta: Aliada en cualquier circunstancia, la pasta también va a la playa. Por ejemplos, los farfalles o tornillitos combinan muy bien, y son muy frescos con queso mozarela, maíz dulce, hongos y aceitunas. Si le suma aceite de oliva y pimienta fresca tendrá una comida que recordará para siempre.

Llévelos en un tazón o porcionado, según le parezca mejor, pero mantenga su ensalada en la hielera hasta que la vaya a consumir.

Una parrillada en la playa.

Para el final de la tarde, antes de partir a casa, con las últimas cervezas del día, unos pejibayes que lleve pelados y un paquetito de mayonesa le darán a su estomago la fuerza suficiente para emprender el regreso a la casa.

O bien, si quiere tomar café con los pejibayes, una cafetera italiana es lo más práctico, pues solo necesitará llevar el café y en qué hervir el agua, lo cual podrá hacer en una cocina portátil a gas o bien en la parrilla (eso sí, con cuidado de no quemar el asa de la cafetera).