En otras circunstancias hubiera dado un NO rotundo. Póngase en mi lugar, imagine a un tipo sedentario, que la última vez que entró al gimnasio...