Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!


No miento cuando digo que en marea baja, los lugareños cruzan en moto por donde solo hace unos minutos había agua. Es la isla de Cabuya, en donde hay un cementerio escondido y un particular fenómeno.

No quiero que suene siniestro. Quizás preferiría que se perciba como curioso, peculiar o único. Porque al final Cabuya es distinto.

Imagine llegar a una playa que cuando baja la marea se abre casi de par en par, al punto de que se puede cruzar a pie desde la costa, hasta la isla del pueblo.

Con el agua por arriba de las rodillas, se camina al otro lado. Calculo 400 metros para tocar la arena de la isla.

No miento cuando digo que en marea baja, los lugareños cruzan en moto por donde solo hace unos minutos había agua.

Si ya de por si el fenómeno que presenta Cabuya es inusual, ahora imagine el contexto: En la isla hay un cementerio.

En ese lugar desolado y al que solo se puede llegar en lancha, o cuando baja la marea, los lugareños hacen el ritual de despedir a sus seres queridos.

Cuando tomé esta foto, iba caminando por el mar, en la ruta que lleva hacia la isla. El agua apenas me llegaba por el estómago. GOPlaya.cr

El último adiós en medio del mar. Con el sonido apenas perceptible de las olas.

En Cabuya, la mayoría de personas se dedican a la pesca o al turismo.

No es para menos, queda entre el Parque Nacional Cabo Blanco y Montezuma.

Quizás, nunca se han puesto a pensar lo irreal que es para un turista común y corriente estar frente a esa pequeña playa, en la que solo flotan algunos botes.

Por un pescador me enteré de que si me metía al mar y seguía caminando no me iba a a hundir. Por el contrario, llegaría hasta la isla.

¿Quiere conocer Cabuya? Galería de fotos, hoteles cercanos, dirección de Google Maps y Waze en el siguiente enlace.

Al otro lado hay decenas de tumbas, algunas con historias que pocos imaginan, como una pareja que se ahogó en una playa cercana, por ejemplo.

Con el tiempo, los lugareños han entendido que cruzar a la isla es una atracción adicional para una zona opacada por los dos lugares que la rodean: Montezuma y Cabo Blanco.

Montezuma, con el entorno ‘rasta’, la catarata y decenas de hoteles que pasan ‘full’ la mayoría del tiempo.

Y el Parque Nacional Cabo Blanco, inmenso y verde, con una playa que parece de película.

Cementerio de Cabuya. Fotografía tomada por Henry Rodríguez.

Lo habitual es que los lugareños de Cabuya capten a los turistas interesados en viajar a estos dos destinos.

Es difícil de imaginar que la isla y el cementerio se convirtieran en otro punto de interés.

¡Y Lo es! Es decir, visité Montezuma y Cabo Blanco, pero cuando me dijeron que podía cruzar en medio del mar y llegar a una isla con un cementerio cambié mis planes y salí en busca de este lugar desolado.

Se llama Cabuya. Sí lo cautiva lo curioso, puede que no olvide este nombre.

Otros destinos que puede visitar:

San Juanillo-playa Pleito, una sinergia entre lo único y lo desconocido

Peñón de Guacalillo, el destino de los atardeceres intensos y las rocas milenarias

Cinco tesoros escondidos en el Puerto

Fotógrafa marina le recomienda cinco destinos para ‘snorkelear’ en Costa Rica

Las cuevas de Bajamar, el secreto mejor guardado de Puntarenas